Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Confusión mental en la tercera edad

Recibí éste email y me parece bueno compartirlo.

Por: Arnaldo Liechtenstein, médico.

Siempre que doy clases de clínica médica a estudiantes del cuarto año de Medicina, hago la siguiente pregunta:

¿Cuáles son las causas que más hacen QUE LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD tengan confusión mental?

Algunos arriesgan: "Tumor en la cabeza".
Yo les respondo: ¡No!

Otros apuestan: "Síntomas iniciales de Alzheimer".
Respondo, nuevamente: ¡No!

A cada negativa la concurrencia se espanta.Y queda aún más boquiabierta cuando enumero las tres causas responsables más comunes:

- Diabetes descontrolada;- Infección urinaria;- Deshidratación

Parece broma, pero no es. Constantemente las personas mayores de 60 años dejan de sentir sed y dejan de tomar líquidos.Cuando no hay nadie en casa para recordarles tomar líquidos, se deshidratan con rapidez. La deshidratación es grave y afecta a todo el organismo. Puede causar confusión mental abrupta, caída de presión arterial, aumento de las palpitaciones cardíacas, angina (dolor en el pecho), coma y hasta muerte.Insisto: ¡No es broma!En el mejor de los casos este olvido de tomar líquidos comienza a los 60 años de edad, cuando tenemos poco más del 50% de agua que deberíamos tener en el cuerpo.
Esto forma parte del proceso natural de envejecimiento.Por lo tanto, las personas mayores de 60 años tienen una menor reserva hídrica.Pero hay más complicaciones: aún deshidratados, ellos no sienten ganas de tomar agua, pues sus mecanismos de equilibrio interno no funcionan muy bien.

Conclusión:
Las personas mayores de 60 años se deshidratan fácilmente no sólo porque poseen una reserva hídrica más pequeña, sino también porque no sienten la falta de agua en su cuerpo.Aunque las personas mayores de 60 años se vean saludables, queda perjudicado el desempeño de las reacciones químicas y funciones de todo su organismo.Por eso, aquí van dos alertas:
La primera es que hagan voluntario el hábito de beber líquidos. Por líquido entiéndase el agua, jugos, tés, agua de coco, leche, sopas, gelatina y frutas ricas en agua, como sandía, melón, melocotones, piña, la naranja y mandarina, también funcionan. Lo importante es, cada dos horas, tomar algún líquido.

¡Recuérden eso!
Mi segunda alerta es para los familiares: Ofrézcanle constantemente líquidos a las personas mayores de 60 años. A la vez, sean atentos con ellos. Al percibir que están rechazando líquidos y, de un día para el otro, están confusos, irritados, les faltara el aire, muestran falta de atención.

Es casi seguro que sean síntomas recurrentes de deshidratación.

Arnaldo Liechtenstein (46), médico, es clínico-general del Hospital de Las Clínicas y profesor colaborador del Departamento de Clínica Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (USP).


Conforme envejecemos, la cantidad de agua en nuestro cuerpo disminuye y los riesgos de deshidratación aumenta, por lo que las consecuencias derivado de esto, se tornan complicadas.

La deshidratación se ha asociado con un aumento en las tasas de mortalidad entre los pacientes hospitalizados de más edad y pueden precipitar la hospitalización de emergencia, así como aumentar el riesgo de repetidas estancias en el hospital.

La deshidratación es causa frecuente de hospitalización en la tercera edad, y se encuentra entre las diez causas más frecuentes de hospitalización en los Estados Unidos.
Puede ser agua pura o de coco, jugos, tés, leche, sopas, gelatina y frutas ricas en agua, como sandía, melón, piña, naranja y mandarina.

Lo importante es que al menos cada dos horas tomen algún líquido; y que los familiares se den cuenta de que cuando los rechazan, presentan confusión, irritabilidad, y falta de aire y atención.

Algunos ancianos se niegan a beber agua antes de dormir, aduciendo que si lo hacen deberán levantarse al baño durante la noche.

Y es muy cierto porque la fuerza de gravedad, que mantiene agua en la parte inferior del cuerpo cuando uno está parado --de ahí que las piernas se hinchen más en esa posición—pero estando acostado, esa zona queda al mismo nivel que los riñones, que necesitan sacar el agua acumulada agua con más frecuencia.

Pero los cardiólogos afirman que ese, es el mejor momento para tomar agua; porque se maximiza su efectividad y el cuerpo saca más toxinas.

Recomiendan también, beber dos vasos de agua al levantarse, para activar los órganos internos; uno, media hora antes de cada comida, para ayudar a la digestión; y uno, antes de bañarse porque reduce la presión sanguínea.

Pero insisten en no dejar pasar ni un día, sin beber un vaso de agua antes de acostarse; porque eso evitará infartos y derrames cerebrales y ayudará a prevenir los calambres nocturnos de muslos y pantorrillas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores